Combinación alucinógena.

(Determinado por un experto)
Combinación alucinógena.
Esta foto es propiedad de su autor y no puede ser utilizada sin su consentimiento


Combinación alucinógena.

Combinación alucinógena.
Con la Cicuta (Conium maculatum) la Ruda (Ruta montana o chalepensis) la Mandrágora (Mandragora officinalis) y la Amanita faloides, se dice que las brujas solían preparar un ungüento que en sus noche de aquelarre se frotaban en las ingles y axilas, con ello conseguían tener alucinaciones, es cuando luego recordaban que habían volado con la escoba, la cosa iba del siguiente modo, en su exitación se ponían la escoba entre las piernas y moviendola conseguían, primero llegar al clímax, por lo que les parecía o decían que las poseía el diablo y segundo tenían la sensación de volar.
Al volver en estado normal esto era lo que recordaban y explicaban, a consecuencia de esto muchas fueron llevadas a la hoguera por la Santa Inquisición.
509
IDENTIFICACIÓN:
Combinación alucinógena.
Determinación propuesta por la autora de la foto
FOTOGRAFIA TOMADA EN:
España
Teruel
EQUIPO Y TÉCNICA FOTOGRAFICA UTILIZADA:
 
Información EXIF:
SONY
DSC-W80
1/80 sec(s)
F/8
125
5.8mm

Comentarios:


  • Hola Eulalia
    Muy interesante.
    Aprovecho para saludarte, me supongo que nos podras aportar mucho en esta carpeta por tu trabajo.
    Un abrazo muy fuerte.


  • Buenos días, Yvonne, intentaré hacer lo que pueda, ya tengo preparadas unas cuantas fotos de plantas medicinales, me queda buscar la información médica correcta y subirlas, el problema es que me falta tiempo, este fin de semana intentaré subir algunas, en invierno espero estar un poco más tranquila y entonces me será más fácil colaborar.
    Un abrazo.

    Lali.


  • Hola Eulalia, sin querer contradecirte (es cierto que se dice esto) no hay pruebas concluyentes de la composición de los ungüentos a los que te refieres, salvo quizá lo expresado por el Doctor Andrés Laguna en su imprescindible edición del "Pedacio Dioscorides anazarbeo. Acerca de la materia medicinal y de los venenos mortiferos", de 1555, en la que se muestra, por cierto, como un auténtico humanista, criticando a quienes piensan que las brujas tienen poderes especiales concedidos por el Diablo y exponiendo ya con toda claridad en pleno siglo XVI que sus viajes, encuentros orgiásticos, etc. eran en realidad producto de la fantasía inducida por alucinógenos, lo que demuestra aludiendo a un caso en donde se pudo encontrar un bote de ungüento en poder de la mujer de un verdugo (creo recordar que en Suiza) que, en su opinión, estaba compuesto por plantas de la familia de las solanáceas (seguramente beleño o belladona).
    No obstante, según me comentó el historiador Ángel Gari, especialista en la historia de la persecución de la brujería en el Alto Aragón, no se ha conseguido nunca reproducir este ungüento. En todo caso, es conocido que su composición se complicaba hasta el extremo con numerosos productos, probablemente para dificultar su conocimiento (que, obviamente, se transmitiría en círculos cerrados) y reducir la dosis de los principios activos al mínimo, pues se trata de plantas cuyo uso es muy peligroso dada su alta toxicidad.
    Se ha especulado por otra parte con la idea de que la imagen de la bruja sobre un palo de escoba se explicaría en el hecho de que el ungüento se aplicaría así en la zona de la mucosa vaginal o en la cara interna de los muslos, pero queda la duda de si tal administración no resulta peligrosa por la irritación que podría generar en las mucosas. Al respecto, Ángel Gari defiende el uso también de venenos de origen animal, como el generado por los sapos, que podría contener bufotenina, a partir de los testimonios de encausadas en algunos procesos en el Pirineo aragonés, donde éstas confesaron que atizaban sapos con ramas hasta que generaban una gran cantidad de mucosidad, que luego usaban en sus ungüentos (estos venenos, como el del sapo, son enormemente irritantes para las mucosas).
    Aunque estoy convencido de que hay una base real, hay que tener cuidado con lo que se dice por ahí, sobre todo con las teorías románticas de Margaret Murray, que han dado lugar a la moderna Wicca y que han generado una visión bastante idílica de lo que fue la brujería (en la que entrarían muchos casos diversos y que se podría relacionar más con las persecuciones religiosas, las histerias colectivas generadas por inquisidores como los autores del "Malleus malig¡ficarum", que pagaron los sectores más marginados, o sea, la mujer y especialmente la que en cada lugar era foránea, y la presión de los hombres, especialmente médicos, para quitarse de en medio a las mujeres que tradicionalmente ejercían la curandería y la asistencia a los partos en un momento en que empezaba a desarrollarse la ciencia a principios de la Edad Moderna).
    Personalmente, me parecen más interesantes los datos existentes sobre el uso, relativamente reciente, en el ámbito pastoril catalán de la Amanita muscaria o los indicios que proporciona la lengua, como la expresión catalana "tocat del bolet" o el nombre en euskera de los psylocibes (sorgin zorrotz o 'bruja aguda') pues estos hongos son mucho menos pleigrosos que las solanáceas y permiten una experiencia alucinógena consciente.
    Por otra parte, las obras de algunos autores como Wasson o, en otro sentido, Gaignebet, permiten suponer que en algunos ámbitos pudo permanecer el uso de productos como los alucinógenos contenidos en el cornezuelo de centeno (afines al LSD y seguramente muy conocidos por las comadronas, que hacían usos de sus efectos vasoconstrictores, por otra parte muy peligrosos, lo que exige un alto conocimiento de sus uso y dosis) o el cannabis, cuyos efectos tenían que ser forzosamente conocidos por sus cultivadores (se ha planteado la posibilidad de que le famoso pantagruelion, al que se refiere Rabelais en su obra, estuviera basado en el cáñamo).
    En cualquier caso, conste que me encanta tu aporte. Sólo quiero aportar lo que sé al respecto.
    Un fuerte abrazo.


  • Añado, en relación con lo dicho sobre comadronas y curanderas, que, seguramente, su persecución, además de por las razones expuestas, estaría relacionada con el posible conocimiento y uso por parte de éstas de productos abortivos o relacionados con el control de la natalidad. Si uno se lee el "Malleus maleficarum" observará que sus autores estaban totalmente obsesionados con el sexo y la fertilidad y casi todos lo males que atribuyen a las brujas y a los demonios súcubos e íncubos se relacionan con la pérdida de la fertilidad (incluso aluden al hurto del miembro viril) o el asesinato de niños. O sea, todo un delirio machista en contra del control del sexo y de la natalidad por parte de las mujeres.
    Salud.


  • Hola Carlos.
    Es fantástica tu aportación, yo lo he puesto reducido.
    Gracias por tus comentarios, espero nos deleites con unos cuantos más.
    Un abrazo.

    Lali.


  • Gracias, Eulalia. Espero que así sea; de hecho, si no fuera porque ahora estoy volcado en el testing reivindicativo contra la Autopista Eléctrica, me volcaría en estos asuntos, que lo mío es el folklore y la etnopoética y desde hace años me ha interesado mucho la corriente de la etnobotánica. En particular, me interesa y mucho la relación de las sustancias psicotrópicas en el origen de las religiones (los enteógenos, como dicen algunos expertos en la materia, en la línea que plantea Wasson).
    Un fuerte abrazo.


  • Hola
    Gracias Carlos por interesarte por esta galería, por tus comentarios y compartir con nosotros tus conocimientos.
    Tampoco en estas fechas tengo tiempo, pero el invierno es muy largo en estos parajes y ya tendremos tiempo de hablar.


  • Gracias, Yvonne. Ojalá pudiéramos hablar en este invierno alrededor de un buen fogaril, que es lo suyo; pero hablaremos, no lo dudes.
    Un abrazo.


  • He aprovechado una foto del testing para incrementar el material de esta galería y aportar literalmente el relato del doctor Andrés Laguna al que aludía en mi primer comentario. Lo tenéis en: http://www.biodiversidadvirtual.org/etno/Beleno-negro-Hyoscyamus-niger-img12012.html
    Un abrazo.