Melitaea aetherie

(Determinado por un experto)
Melitaea aetherie
Esta foto es propiedad de su autor y no puede ser utilizada sin su consentimiento


Melitaea aetherie

Melitaea aetherie
Esta mariposa tan especial lo tiene difícil, junto al rincón más florido en donde la descubrí hay una casita, entre cultivo de cereal, almendros y olivos, de la casita a la carretera hay un espacio florido salvaje con media docena de Cynara cardunculus, su única nutricia. La casita la han comprado unos ingleses, que limpian y desbrozan ese espacio y queman las Cynaras (para ellos será sólo un cardo grande con pinchos) para hacer un jardincito ordenado (con otros cactus, garanios...). El olivar de enfrente lo han fumigado a lo bestia contra la mosca o lo que sea... y de la otra media docena de Cynaras en la cuneta junto al trigal ya se encargan los de mantenimiento de carreteras que echaron su buena dosis de veneno a lo que se suma la quema de estas plantas que practican los agricultores, márgenes de cultivos asépticos... Todo ello a los pies de un Paraje Natural con múltiples valores en cuanto a especies que debían estar mejor protegidas.
Es la desgracia de esta princesa, vivir en zona humanizada de cultivos, que si fueran ecológicos y se respetara parte de la vegetación natural en las lindes no sería ningún problema.
434
IDENTIFICACIÓN:
Melitaea aetherie
 
FOTOGRAFIA TOMADA EN:
Margen de cultivo, con Cynara cardunculus cada vez más escasa.
España
Málaga
DATOS DEL ESPÉCIMEN :
Macho
Imago
EQUIPO Y TÉCNICA FOTOGRAFICA UTILIZADA:
 

Comentarios:


  • ¡Hola, Maribel!

    Estaba mirando tu galería, a ver qué subiste últimamente que me diera mucha-mucha envidia (je, je, je...) y me encontré esto... ¡una que jamás vi!

    Su historia es muy triste, ¿porqué le gustará tanto a la gente cargarse las pobres plantitas que no les gustan? Ellas también tienen derecho a existir, y con ellas todos los bichitos bonitos que viven de ellas...

    La foto, preciosa... y un tributo a la hermosa princesita que probablemente ya no exista... :-(

    Un abrazo

    Marián